Aplicación de metodologías ágiles en la educación

El aprendizaje por retos permite que los estudiantes desarrollen competencias como el pensamiento crítico y creativo, la comunicación efectiva y el liderazgo.

La pandemia provocada por el coronavirus es un gran reto para la educación, y uno de los aspectos más importantes de este desafío es la importancia de que los estudiantes aprendan y desarrollen nuevas habilidades que les permitan adaptarse y alcanzar sus objetivos académicos. Esta nueva normalidad ha mostrado la necesidad de darles a los estudiantes herramientas para poder vivir en un mundo en permanente cambio que vaya más allá de la transmisión de conocimientos.

El uso de metodologías ágiles, tan común para empresas y emprendimientos, se utiliza también en el ámbito educativo con muy buenos resultados ya que permite desarrollar soluciones a problemas que enfrentamos en nuestra familia o comunidad y es una gran herramienta que fomenta la creatividad, la empatía y sobre todo el trabajo en equipo.

Paloma Linares, Gerente de Educación de Innova Schools, resalta cómo a través del Programa de Innovación (IP) los alumnos de esa institución utilizan estas metodologías en su proceso de aprendizaje. “Planteamos un reto a nuestros alumnos para que demanera práctica y a través de la experiencia busquen juntos una solución creativa e innovadora a diversas problemáticas, mientras desarrollan diversas competencias”, comenta.

El IP se desarrolla en cuatro fases. Cada fase tiene el propósito de empoderar distintas habilidades. En la primera fase, Explore, los equipos se sumergen en el reto que eligieron e indagan para comprender mejor el desafío y empatizar con el usuario. Una vez que se han empapado del reto, pasan a Design, donde eligen a uno de los usuarios identificados previamente y, luego de un proceso de selección y consenso en el equipo, definen la mejor idea de solución para este usuario. Como tercer paso, Experiment, los equipos diseñan y prototipan su solución buscando acercarse lo más posible a la realidad, y finalmente, en la cuarta fase, Share, los equipos dan cuenta de lo aprendido en el proceso y presentan el prototipo que han diseñado.

Según la experta, el aprendizaje por retos permite que los estudiantes desarrollen competencias como el pensamiento crítico y creativo, la comunicación efectiva y el liderazgo. Además, desarrollan sus competencias ciudadanas al conocer y tomar acción sobre los problemas de su comunidad.

Este año, estos fueron algunos de proyectos más destacados:

Proyecto ¡DILE NO AL COVID! (Grado 7)

La coyuntura de salud que vivimos animó a este equipo a idear una web para facilitar el acceso a más personas a información que ayude a evitar contagios de COVID-19, y ayudarles a poder seguir con sus negocios de la manera más segura.

Proyecto Maqui (Grado 1)

Esta idea nace de la necesidad de disminuir la basura que se acumula en lugares que son los adecuados, mediante una máquina que detecta los restos orgánicos y los convierte en abono para plantas.

Proyecto DIV-20 (Grado 10)

El equipo desarrolló la idea de crear un casco para ayudar a aislarse del ruido y aumentar la concentración durante las clases a distancia o la realización de tareas o proyectos.

Redacción Bitness / 07.12.2020 / 1:09 pm

Compartir

BITNESS

Consultoría tecnológica para empresas: hardware, software y soluciones a la medida.

Somos partners autorizados de las principales empresas de tecnología.

Reservar atención online

SERVICIOS

Consultoría TI para empresas
Capacitación para empresas
Consultas y reservas online

RESERVAR ATENCIÓN

Noticias de tecnología y negocios
Enlaces Archivo / Condiciones

Estás viendo: “Aplicación de metodologías ágiles en la educación